domingo, 3 de noviembre de 2013

Pirineo de Huesca. Los bosques y los colores del otoño

.
Río Veral, en el valle de Ansó

Nunca había visitado Huesca en otoño, siempre que anduve por allí fue en verano y de esto ya hace muchísimos años. Cuando decidimos viajar al pirineo oscense, para ver los colores otoñales, no imaginábamos que nos encontraríamos paisajes tan fantásticos como los que nos encontramos en el valle de Ansó, de Hecho, en Ordesa y, aunque ya fuera de Huesca, en Navarra, en el valle de Roncal.


Valle de Ansó

Si bien ocho días no dan para demasiado, nosotros tratamos de recorrer y ver lo más posible, lo cual ha significado que hemos hecho tantos kilómetros y hemos pasado tantas curvas, que aún ahora mi mente parece estar deslizándose por desfiladeros y subiendo montañas por carreterillas estrechas para ir al encuentro de pueblos pequeños, silenciosos, sin nadie en sus calles, exceptuando algún gato o perro que nos acompañaba un ratito más por la novedad que por otra cosa.


Valle de Ansó

No queríamos aglomeraciones de gente yendo y viniendo por todos lados. Queríamos tranquilidad y espacio libre para hacer las fotos que nos diera la gana. Queríamos disfrutar de los lugares sin tener que pedir permiso para pasar.  Y así ha sido, en general: nadie o casi nadie por donde íbamos pasando, lo cual nos llevaba a tener, por ejemplo, un restaurante para nosotros solos, y la dueña dándonos conversación, para que no nos sintiéramos abandonados. Un encanto de gente, los aragoneses.


Valle de Ansó, hacia Zariza

Nuestra primera parada fue en el precioso pueblo de Ansó, donde teníamos un apartamento muy agradable. En el apartamento había chimenea, que un día nos encendió Nacho, el dueño del establecimiento. Y no la encendío más porque yo no quise, preferí la calefacción a la madera, ya que la habitación olía demasiado e incluso se me agarraba a la garganta y me hacía estar incómoda.

Al día siguiente de nuestra llegada, con una mañana nublada pero sin lluvia prevista, emprendimos el viaje hacia Zariza, a unos 14 kms. de Ansó. Es un paraje magnífico y la carretera va pegadita al río Veral. El trayecto hasta el camping de Zariza, en un lindísimo vallecito, debía durar unos veinte minutos, pero nosotros nos parábamos cada trescientos metros, para hacer fotos, y llegamos casi una hora después. No importaba, lo importante era que lo estábamos pasando muy bien. Por cierto, en el camping de Zariza se come de maravilla, pero es que en Huesca se come bien en todos los lados, lo hemos podido comprobar cada día.



Bosque de Oza.


Como son muchas las fotos que he tomado y quisiera ir poniendo bastantes, aunque poco a poco, hoy comienzo con algunas de ellas que muestran los colores del otoño, unos colores que te dejan con la boca abierta sin saber muy bien hacia dónde mirar porque todas las laderas son un espectáculo grandioso.

Seguiré, pues, comentando cosas del viaje y dejando todo tipo de fotografías.

En las fotos apaisadas, tendréis que pinchar sobre ellas, para verlas un poco más grandes.


Mari Carmen Polo

7 comentarios:

  1. Son hermosos los colores del otoño y has viajado a un lugar maravilloso, aunque yo no la conozca. De Aragón solamente conozco Zaragoza y el Monasterio de Piedra.

    Espero seguir viendo las restantes fotografías.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, guapa :) Muchas gracias. Si vas al Pirineo no te defraudará porque es sencillamente maravilloso.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Bonjour Mari,
    L'automne est une belle saison avec ses palettes de couleurs, la nature prend de superbes visages.
    Je t'embrasse.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonjour, Jean-François. Oui, la nature est merveilleuse, n'est-ce pas? :)

      Demain, mercredi, je vais voyager à Montejo de la Sierra, un petit village pas loin de Madrid, avec une superbe hêtraie, le plus méridionale de l'Europe. Nous allons passer une bonne journée, je crois, en marchant dans la forêt, avec des amis.

      Passe une bonne journée.

      Je t'embrasse.

      Eliminar
  3. Ocho días bien aprovechados cunden mucho. Los pirineos son bonitos en cualquier época del año, pero en esta estación otoñal toman un colorido precioso, buena muestra de ello son estas estupendas fotografías.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no conocía los pirineos en otoño y me ha encantado pasear por los valles aragoneses. Es algo espectacular, Helio.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Que borrachera de colores, me has recordado mi otoño
    en Vermont, USA; hace años!

    ResponderEliminar