miércoles, 9 de julio de 2014

Mi viaje por Italia. Porto Garibaldi

.
Porto Garibaldi. Emilia Romagna. Italia

Junto a Lido degli Estensi se encuentra Porto Garibaldi. Es una zona de veraneo, igual que Lido. El pequeño pueblo de pescadores ha ido dando paso a los apartamentos y lugares de recreo de todo el que quiera disfrutar del Adriático y del lugar.

Una tarde decidimos acercarnos hasta el puerto y pasear por él.



La actividad del puerto, a esa hora de la tarde, y aún con calor, no era muy acusada, pero más que el puerto en sí yo quería ver todas las casetas con sus redes, a uno y otro lado del canal, cosa que me había llamado la atención desde que llegué a Lido. 

Cada vez que íbamos a Ferrara era obligado llegar a Porto Garibaldi para tomar la autovía. Nunca había visto algo similar a aquellas redes colgantes y me preguntaba cómo funcionarían.


No nos fue posible llegar hasta las mismas casetas. Había caminos, sí, pero nosotros no los encontramos, de modo que desde el puerto estuvimos viendo cómo trabajaban.



Cada diez minutos un hombre salía de la caseta correspondiente, le daba a algún botón y, poco a poco, la red se iba izando. Supongo que a lo largo del día pescarían algo, pero en el rato que yo anduve por allí no vi que en el fondo de la red de moviera pez alguno.



Era todo un espectáculo ver aquellas redes levantarse y volverse a hundir en el agua del canal. Me fascinaba.



El hombre se las ingenia de cualquier manera para conseguir lo que desea, en este caso la pesca. 



Digamos que no es tan expuesto al sol como si se pescara con caña, pero no hay duda de que tienen que echarle igual de paciencia.



La recompensa también es mayor pues no es igual conseguir un pescadito cada cierto tiempo que sacar muchos con una sola izada de red.





Después de un buen rato de observar y pasear por el lugar, decidimos volver a Lido, para descansar de un día ajetreado.

En nuestro camino al coche nos encontramos con una atareada gaviota que ya se estaba procurando su cena. Ella estaba a lo suyo, haciendo caso omiso de mí y de todo lo que no fueran los pequeños moluscos que se encontraban enredados entre las cuerdas, para su gran deleite.

Mari Carmen Polo

4 comentarios:

  1. Otra marera de pescar...Siempre que vamos al mar, es visita obligada, nos gusta el trajín que hay allí sobre todo cuando llegan los barcos de faenar. Buenas fotos!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Los que somos de interior ,nos fascina este movimiento que hay en los puertos. me imagino que nos agurdan nuevas sorpresas de tu maravilloso viaje.

    Besos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Detallistas capturas; precioso lugar.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar