miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mi viaje por Grecia: Yacimiento de Akrotiri (IX)

.



El día que visitamos el yacimiento de Akrotiri hacía mucho, pero mucho calor. Afortunadamente, el yacimiento está cubierto, lo cual supuso un gran alivio porque si hubiéramos tenido que hacer recorrido bajo el sol, hubiera sido un auténtico suplicio. 
 
El lugar del yacimiento corresponde al de un  asentamiento que, teniendo en cuenta los estilos de cerámica y pinturas murales encontradas en las excavaciones, se remontaría a lacivilización minoica



El yacimiento toma el nombre del pueblo griego que se encuentra en una colina próxima, mientras que el nombre original del asentamiento se desconoce.



El excelente estado de conservación del lugar se debe al hecho de que estuvo cubierto por una erupción volcánica datada a mediados del II milenio antes de Cristo.



En el yacimiento se han documentado tres tipos de viviendas:  Las grandes villas o casas de lujo, las cuales tenían las habitaciones de servicio en la planta inferior y las de uso privado en la superior, así como un área cubierta que se ha interpretado como un pequeño santuario doméstico. Todas las casas de este tipo eran independientes. 


Otros edificios fueron construidos en bloques residenciales, en la zona este. Con paredes dobles, constaban de 2 a 4 plantas en las que el piso inferior servía como sala de almacén o taller mientras que en el resto de las plantas había habitaciones que eran de uso privado y están decoradas con magníficas pinturas murales.



La población vivía básicamente de la navegación y el comercio. El pueblo poseía bienes de Creta, del continente griego y de Asia menor. Se puede afirmar que la ciudad se dedicaba a diversos oficios, los cuales se pueden captar de las excavaciones de las casas. Hubo industria del metal, una de cerámica, una de prensa de uva y dos molinos, pero no se puede afirmar de forma concluyente si también se dedicaban a la construcción naval. La alta calidad de las pinturas sugiere la residencia de artistas especializados. Casi en cada casa había un sencillo telar, como lo demuestra el gran número de pesas de telar encontradas. No se sabe cómo los habitantes de la ciudad obtenían el agua ya que no se ha encontrado ningún tipo de cisterna.




Para conservar mejor los vestigios del yacimiento y protegerlos de la intemperie y la radiación solar, se procedió a levantar una ambiciosa estructura que cubriese amplias partes del yacimiento. Desgraciadamente, en septiembre de 2005 dicha estructura de metal con vigas de acero se derrumbó, matando a un visitante, razón por la cual la excavación se cerró al público, reabriéndose el 11 de abril de 2012 tras la instalación de una nueva cubierta. 

Los frescos fueron restaurados en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, lugar donde muchos de ellos se exhiben. Desde luego, las pinturas que vi en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas son impresionantes, bellísimas.

Estas fotos están tomadas con el teléfono móvil, de ahí su pobre calidad, pero aquel día no me apetecía ir cargada con la cámara y preferí simplemente pasear por aquel vasto recinto, admirando el yacimiento, pensando cómo vivirían aquellas personas que dieron vida a la ciudad, hace 4.000 años, y tomando, de vez en cuando, alguna foto con el móvil.


Mari Carmen Polo

lunes, 8 de diciembre de 2014

Mi viaje por Grecia: isla de Santorini (VIII)

.


Algunas fotos del paisaje, las ciudades, las iglesias y gente venidas de otras tierra, todo lo cual hace a esta isla tan cautivant, tan especial.











A juzgar por todas las novias chinas que vi haciéndose fotos con sus parejas, ellas están encantadas con esta isla, tanto que vienen con sus preciosos vestidos desde la otra punta del mundo simplemente para llevarse un álbum de recuerdos con estos paisajes - blanco y azul - como telón de fondo.



El aeropuerto de Santorini es pequeño y no tiene un tráfico excesivo. Desde la antigua ciudad de Thera, fundada en el siglo IX antes de Cristo, o mejor dicho, desde el yacimiento de la antigua ciudad de Thera, situado en la cima de una montaña, - que ya tenían que ser fuertes aquellos ciudadanos, porque para llegar hasta lo más alto uno se queda sin aliento, y no sólo por la belleza del lugar -  bajo un sol de justicia y a lo largo de las casi tres horas que anduvimos entre los restos de sus templos, casas, ágora, mercado y teatro, podíamos ver los aviones aterrizar o despegar, y me parecía un milagro que lo lograran en lo que, a mi entender, era una pista tan cortita. 

En la próxima entrega dejaré algunas fotos de la antigua Thera y de otro yacimiento importante, el de la Edad del Bronce de Akrotiri. 


Mari Carmen Polo

viernes, 5 de diciembre de 2014

Mi viaje por Grecia: isla de Santorini (VII)



El vuelo desde Atenas a Santorini dura lo que las azafatas de Aegean Airlines tardan en ofrecerte un croissant y un caramelo: unos tres cuartos de hora. Tal como están los vuelos, es todo un detalle.

En Santorini estuvimos cuatro días. Es tiempo más que suficiente para recorrer toda la isla. Los turistas suelen alquilar coches, y es lo que hicimos nosotros.



Santorini o Thera, es un pequeño archipiélago circular formado por islas volcánicas, localizado en el sur del mar Egeo, a unos 200 km al sureste del territorio continental griego. Forma el grupo de islas más meridional de las Cícladas, y es una  maravilla.


Santorini es, en esencia, lo que queda de una enorme explosión volcánica que destruyó los primeros asentamientos existentes, haciendo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocando la creación de la caldera actual



Una gigantesca laguna central, más o menos ovalada, de unos 12 km de longitud y 7 km de anchura, está rodeada por tres lados por altos acantilados de unos 300 metros de altura. Las pendientes de la isla descienden desde lo alto del acantilado hasta el circundante mar Egeo. En el cuarto lado, la laguna está separada del mar por una isla mucho más pequeña llamada  Thirasia.



Es una de las islas más bonitas que he visitado, todo tan blanco contrastando con el azul del cielo y el del Egeo. Asomarse a la terraza, por la mañana, y desayunar mirando los barcos ir y venir por la caldera, era algo fantástico que no olvidaré nunca.



La mayoría de las iglesias de la isla son blancas, con cúpulas azules, pero esta estaba pintada de este tono terroso anarajando tan llamativo.

Durante cuatro días visitamos lo más importante de Santorini: recorrimos las atestadas calles de Firostefani, Oia y Fira y de otras ciudades cercanas, almorzamos y cenamos en restaurante coquetos, mirando las luces de los barcos destacando sobre el fondo negro de la noche, y nos adentramos entre las piedras milenarias de aquellos que vivieron en sus cumbres muchos siglos atrás.

Fue un total acierto ir de vacaciones a Santorini. Podríamos haber elegido otras islas, igual de atrayentes, pero creo que Santorini se lleva la palma. Quizá por eso son tantas las novias chinas que vienen cargadas con sus blancos trajes nupciales para hacerse las fotos en un marco de ensueño.

Por hoy dejo estas fotos. Otro día traeré algunas más.

Mari Carmen Polo