viernes, 5 de diciembre de 2014

Mi viaje por Grecia: isla de Santorini (VII)



El vuelo desde Atenas a Santorini dura lo que las azafatas de Aegean Airlines tardan en ofrecerte un croissant y un caramelo: unos tres cuartos de hora. Tal como están los vuelos, es todo un detalle.

En Santorini estuvimos cuatro días. Es tiempo más que suficiente para recorrer toda la isla. Los turistas suelen alquilar coches, y es lo que hicimos nosotros.



Santorini o Thera, es un pequeño archipiélago circular formado por islas volcánicas, localizado en el sur del mar Egeo, a unos 200 km al sureste del territorio continental griego. Forma el grupo de islas más meridional de las Cícladas, y es una  maravilla.


Santorini es, en esencia, lo que queda de una enorme explosión volcánica que destruyó los primeros asentamientos existentes, haciendo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocando la creación de la caldera actual



Una gigantesca laguna central, más o menos ovalada, de unos 12 km de longitud y 7 km de anchura, está rodeada por tres lados por altos acantilados de unos 300 metros de altura. Las pendientes de la isla descienden desde lo alto del acantilado hasta el circundante mar Egeo. En el cuarto lado, la laguna está separada del mar por una isla mucho más pequeña llamada  Thirasia.



Es una de las islas más bonitas que he visitado, todo tan blanco contrastando con el azul del cielo y el del Egeo. Asomarse a la terraza, por la mañana, y desayunar mirando los barcos ir y venir por la caldera, era algo fantástico que no olvidaré nunca.



La mayoría de las iglesias de la isla son blancas, con cúpulas azules, pero esta estaba pintada de este tono terroso anarajando tan llamativo.

Durante cuatro días visitamos lo más importante de Santorini: recorrimos las atestadas calles de Firostefani, Oia y Fira y de otras ciudades cercanas, almorzamos y cenamos en restaurante coquetos, mirando las luces de los barcos destacando sobre el fondo negro de la noche, y nos adentramos entre las piedras milenarias de aquellos que vivieron en sus cumbres muchos siglos atrás.

Fue un total acierto ir de vacaciones a Santorini. Podríamos haber elegido otras islas, igual de atrayentes, pero creo que Santorini se lleva la palma. Quizá por eso son tantas las novias chinas que vienen cargadas con sus blancos trajes nupciales para hacerse las fotos en un marco de ensueño.

Por hoy dejo estas fotos. Otro día traeré algunas más.

Mari Carmen Polo

7 comentarios:

  1. Bonitas fotos. Sin duda un lugar estupendo para visitar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me fascina Santorini, o Thera, como la llaman los griegos. Me gustaría poder visitar todas las islas, para comprobar si son tan hermosas como esta (que seguro que lo son), pero simplemente con haber visto Thera y Creta, ya me doy por satisfecha.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Tampoco estuve en Santorini, me la apunto.
    Ya van dos amigas que han estado ahí este verano.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Esas casas blancas sobre el Egeo azul
    y esta de color tan especial, son una belleza.

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve hace ya tiempo 3 días visitando la isla de Santorini y tengo claro que es uno de los destinos a los que pienso volver al menos una vez en la vida, de hecho, creé en su día un blog en castellano sobre la isla de Santorini http://memarchoasantorini.com con el fin que no se me olvidara todo lo que había vivido allí en esos tres días de estancia.

    ResponderEliminar