viernes, 18 de septiembre de 2015

Todo lo hermoso que nos rodea

La Pedriza. Madrid

He visitado La Pedriza tan sólo una vez, y fue hace años en una excursión que hicimos con el grupo del curso de fotografía, pero no me importaría volver a caminar por ese lugar lleno de paisajes hermosos. 

Subir cuestas, saltar por las peñas, vadear el río, es una actividad que activa la mente y alegra el corazón, y si hay poca gente alrededor mucho mejor, porque yo prefiero sentir el murmullo del agua, el crujir de las piedras a mi paso, el canto de los pájaros, el roce del aire en las hojas, que a un montón de gente que habla a gritos, perturbando la paz del lugar. 



Nuestro paseo por la isla de Brännö fue justamente como a mí me gusta, con poca gente por la carretera que va de un extremo al otro de la isla y los pocos que transitaban lo hacían en bicis o carritos, porque los coches no están permitidos.



Marstrand. Suecia


Realmente me encanta Suecia, la he visitado tres veces y no me importaría repetir, año tras año. Hay tanto por ver y todo tan maravilloso...


Pirineo de Huesca


Pero maravillas hay en todas partes y en España las podemos encontrar en cualquier provincia. Huesca, por ejemplo, es fantástica no importa la época del año. Yo visité el Pirineo oscense en noviembre, hace un par de años, cosa que nunca había hecho pues siempre había ido en verano.


 Pirineo de Huesca
 
Me impresionaban las montañas, los riachuelos que encontrábamos por doquier, los bosques y su derroche de colores, las casitas solitarias y las ovejas que vagaban a su antojo por las praderas... Fue un viaje inolvidable que me gustaría repetir.
 


Río Bidasoa. Navarra

Otro ejemplo de belleza es Navarra. Disfruté unas vacaciones, en agosto, en el Señorío de Bértiz, en Oieregi, y tan sólo puedo decir que todo lo que encontramos por la zona era de una hermosura apabullante, tanto que al igual que uno camina y ve paisajes que, con el tiempo, terminan confundiéndose e incluso olvidándose, estos permanecen nítidos y diferenciados, sin importar los años que pasen.



Bosques de Oslo

Noruega no tiene nada que envidiarle a Suecia, es un país deslumbrante del que no he visto demasiado - quince días dan para lo que dan - no obstante lo que he visitado me ha dejado con ganas de recorrer y saber más del país, sobre todo de los pequeños pueblos, disfrutar más de sus paisajes y de su incontestable belleza. Noruega bien vale otra visita, eso sin dudarlo.



Mari Carmen Polo